.

¿QUÉ ES EXPERIENCIA SOMÁTICA?

“La estructura del trauma, incluyendo la hiperactivación, la disociación y el congelamiento, está basada en la evolución de los comportamientos de sobrevivencia de predador-presa. Los síntomas del trauma son el resultado de una intensa e incompleta respuesta biológica de defensa frente a una amenaza, congelada en el tiempo. Posibilitando el descongelamiento de esta respuesta y, enseguida, permitiendo que ella se complete, el trauma puede ser curado”. Peter A. Levine

“Somatic Experiencing®” - Experiencia Somática (ES) es un enfoque naturalista desarrollado por el Dr. Peter Levine Ph.D., para la resolución y sanación del trauma. Se fundamenta en una tradición de educación somática, en la psicoterapia de orientación corporal, en estudios neurofisiológicos de interconexiones entre cuerpo-cerebro-mente y principalmente en las pistas ofrecidas por el comportamiento de los animales en la selva frente a las amenazas inevitables de la vida.

Los animales en la selva utilizan mecanismos innatos para regular y neutralizar los altos niveles de activación asociados a los comportamientos defensivos de sobrevivencia. Estos mecanismos proporcionan una “autoinmunidad” al trauma, posibilitando que retomen el equilibrio anterior y retornen a su vida normal, incluso después de haber vivido experiencias de gran amenaza para la vida.

Aunque los seres humanos también poseen prácticamente estos mismos mecanismos innatos de regulación, el funcionamiento de estos sistemas instintivos es frecuentemente inhibido, entre otros factores, por la parte "racional" de nuestro cerebro. Esta restricción impide la descarga completa de la activación movilizada para la sobrevivencia, imposibilitando que el sistema nervioso retorne a su equilibrio. La energía no liberada, permanece en el cuerpo y en el sistema nervioso. Permanece fija en un modo operante de alta activación. Los variados síntomas del trauma resultan de la tentativa del cuerpo de “administrar” y contener esta sobrecarga energética.

La ES estimula la concientización de las sensaciones corporales para ayudar a las personas en la renegociación y sanación de los traumas, al contrario de revivirlos. Con el apropiado direccionamiento de la consciencia para el ‘felt-sense’ (sensopercepción) corporal e instintiva, los individuos son capaces de acceder a sus propios recursos innatos de inmunidad al trauma, permitiendo que la alta activación de las respuestas defensivas de sobrevivencia sea liberada de forma gradual y segura. Cuando estas energías son liberadas, las personas frecuentemente experimentan una dramática reducción, o simplemente el mismo desaparecimiento, de sus síntomas traumáticos.

Porque los eventos traumáticos son encuentros con el miedo a la muerte, ellos evocan respuestas extraordinarias. El proceso de transformación puede profundizar el conocimiento de sí y del otro. El viaje de sanación puede convertirse en un despertar de recursos anteriormente escondidos y propiciar un enriquecimiento personal. Con la ayuda de estos nuevos aliados, las personas pueden abrir portales para el renacimiento y lograr una mayor sensación de fluidez. La experiencia puede ser un genuino despertar espiritual, permitiendo que las personas se conecten nuevamente con el mundo.

Los síntomas del trauma no son causados por el evento amenazador en sí. Ellos aparecen cuando la energía activada en el organismo en el momento del shock no es liberada por el cuerpo. Esta energía permanece en el sistema nervioso, donde puede provocar daños a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Los animales salvajes desarrollaron la habilidad de liberarse de este exceso de energía. La llave para nosotros, humanos, para dispersar los síntomas traumáticos, radica en nuestra capacidad de imitar a los animales salvajes. La ES ofrece una manera segura y gradual de ayuda para los sobrevivientes de traumas desarrollando habilidades propias y naturales de eliminación del exceso de energía causado por eventos avasalladores.


El modelo tiene aplicaciones muy completas para terapeutas corporales, médicos, psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, enfermeros, entre otros, ofreciendo herramientas únicas y poderosas capaces de propiciar la resolución de traumas e intensificar la integración humana. Es especialmente efectivo en el tratamiento del estrés post-traumático resultado de situaciones diversas, tales como: agresión (física, sexual, verbal, emocional), accidentes (de automóvil, del trabajo, caídas), ahogamientos, secuestros, asaltos, procedimientos quirúrgicos invasivos – principalmente cuando son realizados en niños que son inmovilizados y/o anestesiados, accidentes de intoxicación, inmovilización prolongada, dolencias graves, vivencia de hechos violentos o atestiguamiento de violencia, efectos de traumas en el desarrollo de la estructura psicológica, etc.

Experiencia Somática Comparada

A diferencia de terapias cognitivas y emocionales (enfoques “de arriba hacia abajo” que focalizan en el insight y lo emocional y sólo secundariamente se enfocan en las respuestas somáticas al trauma), la Experiencia Somática es un enfoque de “abajo hacia arriba”. Se enfoca en el tronco del encéfalo y sus funciones basadas en la sobrevivencia que no están bajo control consciente o emocional. El acceso a estas acciones institivas y sistemas de activación es a través del vehículo de las sensaciones corporales físicas. La cognición y las emociones están incluídas en la práctica de la ES pero son secundarias o derivadas de las sensaciones físicas a través de un procesamiento desde abajo hacia arriba.


Los 9 pilares fundamentales de ES

1.- Establecer un entorno seguro
2.- Alentar la exploración y aceptación inicial de las sensaciones
3.- Ayudar a restablecer el ritmo innato de “pendulación” entre el vórtice de trauma y el vórtice de recurso.
4.- Dosificar adecuadamente el tiempo de contacto con las sensaciones difíciles para crear estabilidad, resiliencia, organización y prevenir la retraumatización.
5.- Proporcionar un registro de experiencias positivas que permitan suplantar las respuestas pasivas de colapso e impotencia con respuestas defensivas activas y de poder.
6.- Separar la asociación condicionada de miedo e impotencia de las respuestas biológicas de inmovilidad.
7.- Resolver estados de hiperactivación guiando suavemente hacia la “descarga” y redistribución de la enorme energía de supervivencia que ha sido movilizada para la acción de sobrevivencia al mismo tiempo que se libera la energía que sostiene el funcionamiento del nivel cortical superior.
8.- promover la autorregulación para restablecer el equilibrio dinámico y el estado de alerta en calma. (relaxed alertness)
9.- Orientar al aquí y ahora, contactar con el entorno y restablecer la capacidad para involucrarse socialmente.